Páginas

3.05.2013

ESA MÚSICA QUE NO ESTÁ SONANDO


Entre las cursiladas que he ido dejando atrás y de las que me sonrojo cada vez que vuelvo la mirada es aquella estúpida y ridícula frase que decía: "el soundtrack de nuestras vidas". Cada vez que veo una película y suena una canción de los Kinks o remilgos a My Bloody Valentine (Sofia Coppola, me has engañado las dos primeras veces), me siento avergonzado y furioso porque pienso que intentan tomarme el pelo con esa complicidad y ganas de hacerte sentir empatía con los personajes, lo narrado y, principalmente, con los autores de turno.
Si hay algo que se ha sobrevalorado es la sinceridad en la ficción. Aun más en la ficción autobiográfica. Me refiero a esa carga cuasi documental de exponerse.  Aunque muchas veces esta sinceridad no es real. Pura pose. Atención, parecen decirnos, aquí viene un momento muy drogado pero con despertar a verdades como puños, empieza a sonar los Doors, por ejemplo. O: momento de alta carga intelectual, suena Beethoven, tutututuuuuummmm tutututuuuuummmm. O vamos de revueltas y suena, por qué no, R.E.M.... Cada vez que pasa me dan ganas de tirar mis discos por la ventana o los mp3 a la papelera de reciclaje.
Aceptémoslo. El verdadero sooundtrack de nuestras vidas son esas canciones de la M80 Radio, aquellas que suenan aunque no queramos. En los centros comerciales, en los supermercados, la que te ponen los teleoperadores cuando te hacen esperar. Hablo de la música del día a día.
Siempre está sonando las mismas canciones. Hotel California. Una de los Pet Shop Boys.
No sonarán los Pixies, ni Sonic Youth, ni Silver Apples, ni los Feelies.
Sonará el hit de Madonna de hace mil años. Sonará Four Non Blondes, Forever Young.
Pretender que el soundtrack de tu puñetera vida se aleje de esto es ser petulante, intentar caer en una complicidad patética con el lector (espectador), a la vez de dárselas de listo.
Si la vida es una mierda, la música que sonará no será diferente, a menos que estén intetando venderte algo.
Yo también te estoy intentado vender algo.
Soy un cínico.
Así es la ficción.

Acompañando esta entrada, la primera y última página de PARTE DE TODO ESTO


2 comentarios:

roberta vázquez dijo...

jajajaja temazo,
sabias palabras, esto si es ser underground.
tuve hace poco una discusión por poner el dale mamasita con tu takatá en una viñeta

Martin Lopez dijo...

takatá que temazo....